mayo 19, 2022

El fin anunciado por nuestra cercana hermana María Delfina

Spread the love

Por: El Dr. Mauricio Loredo

Llegué a la iglesia Betania  a San Pedro Sula  invitado por un colega especialista, siendo yo médico interno y él era un cardiólogo muy reconocido, un hombre de Dios humanitario y me dijo: «mi canto preferido es este: Pescador de Hombres».

Recuerdo que el canto que comienza así: Tu, has venido a la orilla, no has buscado ni a sabios ni a ricos, tan solo quieres que yo te siga ….. Señor .. Me has mirado a los ojos y sonriendo has dicho mi nombre….

Reconozco que fui producto también de ese canto y él me guió a ese lugar tipo oasis donde pude ver ese gran  amor de los hermanos.

El hermano Dr. Carlos Mauricio García que me guió a dicho oasis, pasó a la presencia del Señor casi nueve meses después de haberse interesado en mí y llevarme a las aguas y pastos allí en San Pedro Sula.

Conocí en ese bello lugar a tantas personas especiales y en este momento me refiero a una hermana muy especial, y pude ver que era una sierva de fe y era una de esas personas que tras las bambalinas bendecían  a todo el mundo, orando y sirviendo.

Compartir con ella y su familia siempre fue y es una bendición, ella servía sus alimentos y compartirlos con tanto amor que era una manera indescriptible y la paz que transmitía con tan solo hablar con ella y un día le pregunté: Hermana Delfina, ¿se enoja usted? Y me respondió: ¿y es que ayuda enojarse pues? Y se sonrió con tanta naturalidad que terminó diciendo Dios nos da esa paz hermano.

Ella muy calladamente siempre estaba allí para servir y con ese carisma de gozo.

Mucho que aprender de ella algo más que me sorprendió para su despedida de todo el mundo es que ella se nos fue de este mundo el día 31 de diciembre 2021.

No hay duda que  su nombre  DELFINA también nos marca una etapa y la venida de otra como ser la bienvenida al jubileo que se cumplen 50 años de desde 1972.

Dios habla por medio de sus humildes siervas y siervos una vez que parten de esta tierra.

Muchos no entenderán este escrito, otros sí, ya que para creer se necesita un requisito y es la fe, sin la cual es imposible agradar a Dios.

Gracias Señor todopoderoso por dejarnos ejemplos tan claros y vividos de tus siervas que dejaron un gran legado con esa gran humildad que les caracterizaba.

Dios bendiga a toda la descendencia de la hermana Delfina y su nombre que nos deja una huella indeleble en nuestras mentes del pasado 31 diciembre a inicios de la madrugada.

Bendito sea el nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo en quien toma nombre toda familia.

14: Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15: de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, efesios  3:14-15.

En honor de nuestra hermana María Delfina Sandoval Pereira quien partió a la presencia del Señor dejando un maravilloso legado aquí en la tierra y envió tesoros al cielo antes de partir.