septiembre 29, 2022

El pescador (capítulo II)

Spread the love

Por: El Dr. Mauricio Loredo

Víctor, amor mío

Que pesar no haber ido juntos al día de pesca , tú sabes cuánto amo eso , más por estar a tu lado, pero esta discusión de hoy en la mañana sobre tu reclamo que no sé nadar , y no me dejaste decirte una noticia  que estaba esperando dártela en alta mar , solo me quedé observando tu pequeña barca cuando la metiste al agua y me decía dentro de mí: por qué no me dejó decirle la noticia de nuestras vidas , tanto que hemos esperado juntos este momento y una discusión sin sentido de reclamo fue la causa de no poder hablar las cosas más importantes de nosotros .

He pensado en el nombre de nuestro bebe, creo que le vendría bien tu nombre, uno solo, para evitar confusiones, me gustaría que fuese como tú, aunque lo único que no quisiera que sacara de ti es tu carácter explosivo a veces y ese menosprecio que sale de ti sin querer. Pero sé que eres una gran esposo, no lo dudo, sabes he pensado ir de la felicidad al muelle, donde nos enamoramos, donde un día me dijiste que me enseñarías a nadar y luego lo olvidaste, me decías que no era necesario, pues tú si sabias hacerlo. Pero quiero darte una sorpresa, quiero nadar hasta donde tú nadabas, del muelle al mangle que conoció nuestros primeros días de noviazgo, pero le diré a mi amiga María que me acompañe, si la dejan sus quehaceres. No se pero anoche tuve un sueño , es un sueño que creo no tiene importancia , quise compartirlo contigo esta mañana , pero debido a tu carácter grosero a veces, me impidió decirte lo que una mujer siempre quiere expresar a su pareja , pero ustedes casi nunca reparan en lo que queremos decir y lo que necesitamos decir .

Amor,  mi médico me dijo que tengo 6 semanas de embarazo, y no creo que me afecte para nadar en el río, donde creo que me relajaría, lo haré en la parte que tú me dices que esa es la única zona donde debo bañar.

Mientras te escribo estas palabras, que sé que las leerás cuando ya se te haya pasado el enojo conmigo, pero también quiero demostrarte que si puedo hacerlo, puedo aprender a nadar, y te lo voy a demostrar.

Mientras Víctor leía esa primera parte , sus ojos inundados de lagrimas , no podía creer lo que estaba leyendo , si esa forma de ser , egoísta y esperando regresar a casa para resolver su conflicto , este fue el mayor error que había cometido , pero lo que más le mortificaba aún era que ella quiso hablarle de su bebé , que llevaba en sus entrañas , su hijo deseado , con la mujer de su vida .

Víctor le dio vuelta a la página de papel y siguió leyendo.

Amor, anoche soñé que habíamos salido a pescar, tú habías insistido que fuera, ya que yo no quería ir , y al fin me convenciste que fuera y eso había cambiado todo en mi existir , pensé que moriría de haberme quedado , morir de amor, pero me rescataste , lástima que no pudiste escuchar mi simple sueño , pero algún día lo sabrás . Ya sabes que yo siempre escribo, todo lo que me pasa, pero nunca usó un diario para que no pienses que soy todo corazón.

Sabes algo? Nunca había amado tanto , y en estos pequeños problemas es cuando más te amo, mi amor a ti hace que pueda perdonar tus locuras , sé que tu carácter no soy yo quien lo puede moldear , eres tú si le pides aún más fuerzas al Señor Todo Poderoso , tú eres menos expresivo , siempre callado, pero con un noble corazón , aunque a veces no me importa lo noble que eres , lo que más quisiera es escucharte hablar , por eso cuando salimos a pescar puedo escuchar de ti tus alegrías al sacar esos peces que tanto te emocionas al tenerlo entre las redes , a veces he pensado en si yo fuera un pez , talves estarías más pendiente de mi, pues sé que tu pasión es el mar , y eso he admirado , lo que haces lo haces con entrega . Eres un buen hijo, tú madre siempre me lo decía, pero yo soy la que califico a mi esposo y sé que eres un buen esposo.

No seguiré escribiendo pues siento tantos deseos de ir al muelle y lanzarme para llegar a ese mangle que tanto ha sido testigo de nuestro amor , seguiré tus consejos , dejaré la cena hecha para tu regreso y así cenar juntos ese delicioso pescado frito que tanto nos fascina .

Siento más vida ahora que antes, este bebe si es varón como lo he pedido será mi acompañante cuando te vayas a pescar y después será tuyo en ese inmenso mar.

 Te amo mi vida.

Tú esposa G F

Pd: hoy leí en la Biblia después que te fuiste un pasaje:

«Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida.»

Proverbios 31:10-12

Espero siempre ser esa mujer para ti mi vida.

Al terminar de leer dicha carta Víctor estaba despedazado , talves lo mejor hubiera sido no haber encontrado esa carta para evitar tanto dolor , pero ahora sabia la verdad , lo que llevó a Glenda a tal situación , nadie la había empujado al río del muelle , fue el mismo que la había empujado a hacer algo que él siempre le reprochó que no sabía y ahora se lamentaba no haberle enseñado a nadar y así haberla tenido aún entre sus brazos al llegar de su ardua labor , donde el inclemente sol acartona la piel , donde la sal encuentra un marino más para poder envejecer más rápido que otras personas .

Víctor recordó, que en la carta decía que iba a visitar a su vecina María que la acompañara y fue a preguntarle a María aunque habían pasado ya varios meses del suceso ya casi el año.

Llegó a casa de María quién era viuda, su esposo quién fuese  pescador también, había tenido un ataque al corazón, donde ningún doctor pudo salvarle la vida.

Víctor había caminado 2 cuadras y toco el portón que estaba prácticamente abierto, pero las costumbres de llamar desde afuera antes de entrar era parte del respeto al derecho ajeno.

María salió a su encuentro y le preguntó: Don Víctor, buen día, que lo trae acá tan temprano? Aún no son las 7 de la mañana.

Ella sabía que Víctor iba a preguntarle sobre su fallecida esposa, saber sobre detalles de lo que dijo si es que platicó con ella.

Es aquí donde lo que una persona dice antes de morir se vuelve aún más importante aún para aquellos que en su momento habían hecho de oídos sordos a una conversación, que tal vez pueda ser la última que escucharen o cuando alguien decide abandonar a alguien entonces es aquí cuando todas aquellas palabras se vuelven más deseables de oír. Víctor estaba aún más convencido que la comunicación verbal, es de las cosas más importantes sobre la faz de la tierra.

María quien le dijo: Mire don Víctor sacaré unas sillas aquí al porche de la casa y poder hablar, le gustaría tomar una taza de café?

Continuará………