junio 27, 2022

El Pescador (Quinto y último capítulo)

Spread the love

Por: El Dr. Mauricio Loredo

Víctor Mientras leía aquellas notas de su esposa nunca antes leídas y leyó una frase aterradora que lo dejó aún más preocupado , las frases eran : «Siento que mi esposo no era el hombre con el que debí casarme , mis padres siempre me lo dijeron , pero yo en ese tiempo solo miraba la luna y las estrellas que Víctor me ofrecía , pero reconozco que haga lo que haga este hombre no podré convencerlo que yo soy lo más preciado que tiene , su oficio y sus afanes son más importantes que yo, espero que un día él se dé cuenta de su gran error , aún así lo he amado y me he sacrificado por Víctor , al menos El es un proveedor , aunque yo lo necesito más como mi verdadera compañía , pero yo sé que eso nunca se hará realidad «

Víctor estaba con su corazón palpitando rápido , sus ojos llenos de lágrimas mientras sostenía aquel papel en sus manos y finalmente lo arrugo y apretó fuerte y lo rompió con tanta cólera y su llanto fue tan real y conmovedor , se arrodilló frente a la mesa de sala color caoba que tenía un tapete hecho por las manos de su fallecida esposa , y empezó a levantar los brazos al cielo y decía : Señor todo poderoso si verdaderamente existes , dame esa oportunidad de creer de nuevo así como cuando yo era un joven , perdóname Señor , perdóname, no quiero ser esta clase de hombre , este remedo de hombre que he sido por años y que llevé a causar la muerte de mi amada esposa , perdóname Señor , quiero que me des una nueva oportunidad de creerte y ser alguien nuevo de todo corazón te pido esto señor .. Mientras esto pasaba en su casa , María había decidido llevarle un caldo de pollo a Víctor , fue algo automático o de compasión que le motivó a hacer eso con aquel hombre que se veía solo y honesto , cuando ella llegó a la puerta la casa pequeña de Víctor , escuchó los lamentos y palabras de dolor que El estaba expresándole a Dios y fue allí donde María se arrimó a la ventana y miró aquella escena de ver un hombre prácticamente rudo y duro para con el mismo tener aquel quebrantamiento y ahora pedía una oportunidad al Dios todopoderoso , María rodó sus lágrimas y se sentía también culpable en ver aquella escena, cuando ella decidió regresarse a su casa y dejar a Víctor seguir hablando con Dios , ella se paró en una tabla que estaba falsa y fue allí que Víctor se percató que había alguien afuera y dejó de orar y salió y pudo ver a María sosteniendo la olla con lo que le traía y Víctor se sonrojó pero su rostro se iluminó , como que había sido una verdadera respuesta divina el estar aquella mujer solitaria también apreciando  a otro solitario , María le dijo: perdone Don Víctor que me ve llorando , es que me conmovió verle , aquí le traigo un caldo de pollo que le gustara en este tiempo helado y lluvia y sé que no podrá pescar . Víctor le dijo: Por favor pase, siéntese, quiero que por favor me escuche unos minutos.

María Entró y vio una casa sin el toque de mujer, y ahora ella podía aún más entender que los hombres no nacieron para estar solos, siempre necesitarán una mujer la mayoría al menos.

Víctor fue contundente y le dijo: María, estoy seguro que Dios me puede dar una oportunidad de cambiar y ser un mejor hombre y mejor esposo, hoy no le pediré que me anote en la lista, le diré que tenga la bondad de considerar mi propuesta formal y hacerla mi esposa y seré ese hombre que no fui antes, seré si es posible el mejor esposo que jamás haya soñado. María estaba ruborizada y se notó que la piel de sus brazos y sus finos vellos de sus antebrazos se erizaron y Víctor pudo notar dicho cuadro, ella estaba muda prácticamente y solo dijo: No sé qué decir don Víctor, no sé, estoy muy conmovida por todo esto, Víctor le tomó su mano y se arrodilló ante ella y le dijo: Hoy le declaró mi amor y seré un buen esposo a usted que tanto necesita, y seré un buen padrastro a su hijo. Ella le dijo: No sabe cuánto admira mi hijo su condición de pescador y su pasión por eso, El siempre me ha preguntado por qué usted es tan  apartado! , sé que usted sería un héroe para él como lo ha sido en estos años que no vive mi esposo.

Víctor le dijo María Acepte mi amor y podremos comenzar de nuevo, haré las cosas como siempre debí hacerlas en la voluntad de Dios, disfrutaremos juntos a Dios de una manera que nunca antes he disfrutado.

María le dijo : mire , usted me dio como en mi corazón el momento que me dijo que lo pusiera  en la lista de espera , pues he estado orando muy fervientemente por rehacer mi vida y esa madrugada me había derramado ante Dios por un esposo y usted me sale con esa broma . Víctor en ese momento le dijo: -No es broma María, eso es lo que pude sentir, quiero que me diga que si por favor que quiere ser mi esposa. Ella tomó un papel higiénico para secar sus lágrimas de la emoción , se habían olvidado del Caldo de pollo , pues se estaba dando uno de los mejores caldos que pudiesen estar cociendo , y se levantó de la silla de madera y le dijo: Déjeme hablar con mi hijo y le daré mi respuesta .

Víctor quién era un hombre decidido, le dijo: – no se preocupe yo le acompañó a hablar con su hijito y yo mismo sé lo diré. Ella asintió y se fueron directo a su casa. Al llegar y entrar a la casa, llamaron a Santiago y El salió a la sala y dijo: Hola don Víctor , que bueno verle , es un milagro que este por aquí , siempre he querido ser un pescador así como usted .

Víctor estaba sintiendo que todo era para su bendición, y en ese momento ella le dijo a su hijo:  mira Santiago quiero decirte que he encontrado al hombre por el cual he orado y Dios

Me ha dado su respuesta, pero quiero preguntarte qué te parece si Don Víctor y yo nos pudiéramos casar, pues él quiere ser un buen esposo y padre para ti.  Santiago quien tenía admiración por Víctor se fue a abrazar a Víctor confirmándole aún más su respuesta y dijo: Se que mamá ahora será más feliz, Don Víctor gracias por pensar en ella, sé que usted es un buen hombre y yo les digo que sí.

Allí aquel cuadro que volvía a renacer era lo más preciado para aquellos dos personajes que tenían una oportunidad más para poder rehacer sus vidas.

1 semana más tarde Víctor y María se casaron en aquella pequeña iglesia donde le juro un amor puro y verdadero y ahora Víctor era un hombre aún más jovial y platicador , Dios le concedió la oportunidad de demostrar aquellas palabras que dijo : quiero ser un mejor Hombre y esposo .

Esta es la historia del pescador, quien pudo encontrar en medio de la soledad fabricada por el mismo por sus actitudes egoístas y por no reparar en los sentimientos de los suyos, pero ahora tenía el resplandor de un nuevo amanecer.