mayo 19, 2022

Por gracia (La Navidad)

Spread the love

Por: El Dr. Mauricio Loredo

Don que se hace sin merecimiento particular. Amabilidad y el buen trato con los demás. Indulgencia o amnistía por cometer una falta o pecado.

No por obras ¡Puedes obrar o sea hacer cualquier esfuerzo humano, pero eso no sirve de nada ante tal indulgencia ya que la sola indulgencia basta! Veamos algo para poder aclarar la gracia.

Ahora bien, al que trabaja, el salario no se le cuenta como favor, sino como deuda; Romanos 4:4

Si tú en este periodo de gracia te esfuerzas con trabajo en querer alcanzar ese  favor de la gracia, no se te es contado a favor, más bien se te hace una deuda por querer compararte a ella y quedas deudor ante ella.

Mas al que no trabaja, pero cree en aquel que justifica al impío, su fe se le cuenta por justicia.

Este acto de creer en la persona que justifica, creer en su palabra totalmente, el solo acto de creer (un creer con fe)  ese hecho ya le es contado por justicia.

Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres en quienes él se complace (Lucas 2:14).

Navidad es un tiempo de poder entender ese regalo inmerecido que bajó a la tierra y por eso ese acto fue tan odiado por Herodes que mandó a querer matar a ese niño que había sido profetizado en Isaías 9:6  y por eso mandó a asesinar a todos los niños menores de 2 años y así evitar que la gracia se dispersara en la tierra porque Satanás no estaba contento con este periodo en la historia humana que ahora nosotros somos los dichosos de poder disfrutar por medio del pan de vida que bajó del cielo , ese verdadero mana’ de Dios para dar de comer por la eternidad a cada uno de los que hemos creído por medio del vínculo de la Fe ( seguridad de lo que se espera , convencido que no lo ves ).

Este acto de creer con esa seguridad que no ves algo pero que lo esperas es la clave más maravillosa de todo ser humano que tiene a la disposición.

Los ojos son nuestro mayor obstáculo en la fe, es cuando debemos prescindir de ellos para poder entender ese propósito que no se ve, pero que sí estamos esperando y esa espera hace que la llegada sea inminente.

Recuerda esto: Estamos en el periodo del indulto o amnistía, este es el único tiempo qué hay esa oportunidad, no hay otro tiempo, mientras tienes latiendo tu corazón aquí, puedes echar mano de esa gracia salvadora, sino lo haces, perdiste el tiempo de la amnistía para el pecador arrepentido de sus pecados.

Pon tu confianza plena en el pan de vida, ese maná del cielo que se llama Jesucristo.