mayo 19, 2022

¿QUE NECESITAMOS?

Spread the love

Por: Marlon Laguna

Las cifras de muertos a causa del Coronavirus en Honduras siguen y suman de manera alarmante lo que indica que dentro de muy poco tiempo la pandemia se saldrá del control de las autoridades de salud y del propio gobierno.

Decimos esto sin tratar de ser fatalistas, pero le verdad de las cosas es que no existe ninguna razón para pensar lo contrario a menos que en los próximos días ocurra un milagro y nos anuncien que él pico de la pandemia dejó de subir vertiginosamente, dándonos por fin la buena noticia que la mencionada curva se aplanó, hipótesis que pensamos no ocurrirá sino hasta dentro de unos meses .

Con lo anterior no queremos pecar de pesimistas o de “aves de mal agüero”, simplemente las matemáticas no engañan ya que el último reporte del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos “SINAGER” reveló más de 32 mil casos de personas en Honduras contagiadas de Covid-19 y 891 pacientes con esta enfermedad fallecidos, y si a esto le agregamos que las cifras antes mencionadas se encuentran desactualizadas entre 20  a 15   días y  que la regla nos  indica  que  por  cada contagiado hay  entre 3 a 10 personas más, las cifras resultantes son más que alarmantes y apocalípticas.

Con todo lo antes expuesto, la pregunta que debemos hacernos todos los hondureños es ¿Qué es lo que necesitamos hacer para frenar esta pandemia?, que es lo que necesitamos hacer para entender que el virus del Covid-19 es una enfermedad que mata siendo imperativo protegernos y quedarnos en nuestras casas.

Que es lo que necesitan saber nuestras autoridades para entender que hay que implementar medidas más drásticas para la no circulación de  los ciudadanos y la urgente necesidad  del cierre de las ciudades para poder aplanar la curva de la pandemia, que necesitan saber algunos funcionarios públicos para entender que  este es el peor momento para seguir robándose los  dineros del pueblo, que necesitan sentir los empresarios del país  para no continuar haciendo grandes negocios con la desgracia de las  personas, de que necesitamos darnos cuenta como  nación para comprender que si dentro  de muy poco no cambiamos nuestro mal proceder terminaremos de cavar esa fosa común llamada Honduras donde si cabemos todos.